miércoles, 10 de octubre de 2012

FERIA HISPANO MARROQUI (1929)



Las fiestas patronales de septiembre de 1929 mostraron a la población de Melilla una fisonomía muy distinta a la habitual en la ciudad. A los festejos de siempre se añadieron nuevas estampas sin tradición anterior.

El 9 de septiembre se inauguraba una Exposición Hispano-Marroquí, en la que no faltaron secciones de todo tipo, con inclusión de un zoco montado al estilo habitual  del campo vecino, en el que se ofrecían toda clase de productos del campo y de la artesanía popular. Por no faltar, ni siquiera faltó una amplia orquesta compuesta por 50 músicos rifeños que, “en infernal algarabía”, tocaban, cantaban y bailaban, ni tampoco el clásico encantador de serpientes.

El zoco de la Exposición Hispano-Marroquí de Melilla

El zoco fue situado en las faldas del cerro de San Lorenzo, en los terrenos en los que años más tarde se levantarían la plaza de toros y las llamadas “casas de maestros”. Por parte rifeña presidía la feria el indispensable Abdelkader ben el Hach Tieb, naib del gran visir.

Exposición Hispano-Marroquí de Melilla

Entre las secciones destacó igualmente un concurso de ganado al que acudieron las kabilas del Rif con sus mejores ejemplares. El primer premio, en la categoría de caballos se lo dieron, no se si por oportunidad política, al mencionado Abdelkader, que renunció al premio en favor de otro concursante, y el segundo la correspondió al ciudadano de Mazuza Mohamedi Dudú, con apellido que nos acerca en el tiempo histórico de la ciudad.

Concurso de ganado. Jurado (Melilla 1929)

La foto muestra al jurado del concurso, y en ella se observa, por dar algunos nombres significativos, además de al naib Abdelkader, a la izquierda de la misma, al teniente coronel Muñoz Grandes, jefe de Intervenciones Militares; a la derecha, al comandante Cebollino, de la Mehalla Jalifiana nº 5, y sentado bajo la tienda, al ingeniero director de la Granja Agrícola Carlos Cremades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada